La falta de información clara hace que se genere confusión, y se instale la creencia de que un logotipo, es sólo «una forma bonita del nombre de una empresa», da igual cómo fuese el diseño y lo que es peor, varía según gustos y tendencias. Queda librado a la habilidad del diseñador con un programa de computación.

 

Para competir en el mercado actual, necesitas más que eso, debes tener una Marca que se haga FUERTE.

 

Lo cierto es que la creación de un logotipo, depende en gran medida de la estrategia que se haya marcado anteriormente.

No podemos sentarnos a diseñar la imagen de una marca y ver qué sale, necesitamos un plan.

Necesitamos «conectar los puntos», y los puntos son: los valores, la misión de la empresa, su diferenciación, sus porqués, sus cómo, sus dónde, su desde cuándo… etc, traduciéndolo luego al lenguaje visual.

Se debe conocer la esencia de la empresa para poder diseñar la imagen que la va a identificar. Su identidad visual corporativa.

Esta identidad visual, o sistema de signos que representan a la marca, se aplica luego a todas las piezas gráficas que servirán como conectores y comunicadores desde la empresa hacia el cliente.

Allí, en esas piezas gráficas, se alojan los mensajes que la marca quiere dar, ya sea en la etiqueta o el envase del producto, en los flyers para redes sociales, en los folletos, brochures, dipticos, banners, carteles publicitarios para la vía pública, o bien, la mismísima web. Allí, se informará de un nuevo producto o servicio, de los precios, de las ofertas especiales, se hablará de la calidad, se contará la historia de la empresa, como contactarla… etc.

 

Una marca invita a su audiencia a participar de su propio universo, compartiendo valores y creencias, Los invita a que se vuelvan fieles seguidores y embajadores de ella.

También ayuda a la construcción de la imagen corporativa dentro de la empresa, la indumentaria que usan sus empleados, las tarjetas de presentación, los informes y comprobantes de circulación interna, etc.. Todo debe una imagen respetuosa de la marca.

Sencillamente, porque son parte de la comunicación de la empresa, y la forma que esto tenga, ya se convierte en imagen de marca.

 

Si en tu Marca tienes cada pieza de forma diferente, sin un hilo conductor, estás construyendo una Imagen que te perjudica, porque quieras o no, imagen de marca se construye igual, es lo que reflejas, es como muestras tu empresa.

 

Otra estrategia importante es como la gente interactúa con el producto, como lo llevan a su casa, qué experiencia, tiene el cliente cuando adquiere ese producto, ni hablar, si además le das algo que el cliente se lleve de obsequio y pueda recordarte para volver a comprarte.

La cuestión es generar un orden y un sentido claro, donde se respete los colores de la empresa, las formas y si se quiere ir mas lejos… hay empresas que cuidan hasta el aroma, y brindan experiencias aromáticas a sus clientes. Hay marcas que con solo oler su perfume, ya las distingues.

Generar identidad de marca es un trabajo que se PLANIFICA y se desarrolla a lo largo del tiempo. Para mí, los diseñadores que nos dedicamos a la identidad, debemos estar preparados para acompañar a la empresa cuando ella lo necesite, de lo contrario, ni siquiera el profesional estaría comprendiendo su rol.

Tomar la decisión de cambiar el logotipo no es tan simple, solemos tener por naturaleza resistencia y miedo al cambio, porque por lo general, no se tiene una estrategia clara y visible de cuál es el camino que se debe tomar. Además, cuando las empresas poseen una trayectoria de varias generaciones, suelen crear vínculos emocionales de resistencia mucho más fuertes. Es una situación comprensible, todo cambio genera una nueva forma de “estar” en el Mercado.

Es importante entender, que los mercados están en constante evolución, y hoy más que nunca, la actualización es un tema que no se debe postergar.

La evolución de un logotipo, no es el cambio de un logo por otro, es un refresh que renueva energías dentro de la empresa, es una experiencia de identificación, brinda aprendizaje y conocimiento. Porque para responder las preguntas que se realizan en un branding, usted deberá volver a la esencia. Por eso, yo lo percibo junto a mis clientes como una grata experiencia de crecimiento.

Esto no significa que un logotipo deba cambiarse a cada rato. No. Claro que no. Una empresa debe tener el logotipo correcto para que la represente durante toda la vida de esa empresa.

Pero si está mal hecho, ya quíteselo de encima y vaya por el bueno, que mientras tanto esta creando una imagen de marca que lo perjudica.

¿Cómo sabemos que el logotipo de nuestra empresa debe cambiar?

Puede haber muchas razones por las cuales una empresa necesite cambiar su imagen, me gusto mucho como hace referencia a ello Lorenzo Shakespear en una entrevista que le hicieron desde “Buenos Negocios”

“Las razones tradicionales por las que una marca puede o debe considerar cambiar el «embrión de su identidad», que es el logotipo, son varias:

  • Por un cambio de nombre.
  • Porque su marca actual presenta alguna controversia.
  • Porque el diseño actual ha quedado obsoleto en significado.
  • Porque el diseño actual ha quedado obsoleto en su morfología (envejecido o antiguo).
  • Porque el actual presenta problemas de reproducción o de legibilidad.
  • Porque hay un requerimiento legal que fuerza el cambio.
  • Porque la gerencia quiere poner en evidencia un cambio cultural.

En cualquiera de los casos, una marca moderna trasciende solo cuando la interacción de todas las áreas involucradas en su administración (gerencia general, marketing, publicidad, arquitectura, mantenimiento, etc.) es virtuosa. “

Crear una imagen que aumente el valor y prestigio de su marca, es tema de todos los días.

Saludos!

Silvina.

Algunos ejemplos de Empresas que se han animado al cambio de Identidad Corporativa: